A los 6 meses de vida los bebés comienzan a probar por primera vez, alimentos distintos a la leche (materna o de fórmula).

La progresión recomendada sería la siguiente:

  • Semisólidos 2: Alimentos desmenuzados o pisados a mano: de 7 a 8 meses
  • Alimentos para comer con las manos (Finger foods): de 8 a 9 meses
  • Alimentos grumosos o cortados y servidos en el plato: de 9 a 10  meses
  • Consistencia familiar: desde el año de vida

 

Más recomendaciones importantes

  • Asegurarse de controlar las temperaturas de todo lo que se va a ofrecer al niño para comer

 

  • No de miel de abejas ni jarabe de maíz a los bebés, pueden ser vehículo de toxinas del botulismo que enferman gravemente al los niños pequeños.

 

  • Evite calentar los alimentos o leche en el microondas: este artefacto suele calentar de manera despareja los alimentos y bebidas, así da una falsa sensación de temperatura templada en algunas zonas pudiendo estar demasiado caliente en otras partes del mismo alimento o líquido, generando quemaduras graves en los lactantes.

 

  • Ofrezca un alimento nuevo por vez. El niño puede necesitar probarlo varias veces.

 

  • Comience a aumentar gradualmente la consistencia pisando manualmente los alimentos o desmenuzándolos, sin procesar ni licuar.

 

  • Cerca del 8º mes ofrezca bastones de alimentos (peras, bananas, galletitas, carnes, quesos) para que el niño pueda tomarlo con sus dedos y así llevarlo a su boca para comer.

 

  • Antes de alimentarlo asegúrese que niño esta bien sentado.

 

  • No forzar la alimentación, si es rechazada inicialmente por el niño.

 

  • Mantener la mirada en el niño mientras se lo alimenta, si se atraganta y usted no lo esta viendo, no podrá hacer ningún sonido que lo alarme.

 

  • Trate de variar lo máximo posible la alimentación familiar

 

  • A partir del 7º mes de vida comience a agregar una segunda comida al día y aumente de a una por vez a medida que el niño cumple meses.

 

  • No agregar sal ni azúcar a los alimentos.

 

  • Evitar caldos comerciales concentrados (en cubitos o en polvo)

 

  • Mantener el televisor apagado durante la comidas.

 

  • Evitar frituras y chocolates hasta el año de vida o más si el niño no lo pide.

 

  • Evitar alimentos esféricos, duros y pequeños que puedan hacer que el bebé se atragante

 

  • No use los alimentos como premio y/o castigo.

 

  • Ofrecer nuevamente y varias veces los alimentos rechazados.

 

  • Respete los tiempos de su niño.